Bañamos a Nika

Como ya dije en la anterior publicación: toca baño.

Ahora que está la nena en casa, la perra tiene que estar más limpia. Antes aguantábamos más de uno o dos meses sin bañarla, tampoco es una perra que se ensucie mucho, es muy señoritinga ella, pero ahora hay que tener más cuidado, porque nos guste o no la perra plantas sus patas en el césped y en la calle, y guarrería siempre trae a casa.

Siempre la hemos bañado en casa, en la bañera grande. Y la verdad es que nunca se ha quejado, cuando la quitábamos los collares y decíamos, “vamos Nika, al agua patos”, se hacía la remolona y en alguna ocasión se ha escondido, pero al final conseguíamos meterla en el baño.

La metíamos en la bañera, poníamos el agua calentita en la ducha y a limpiar 😃 Las últimas veces hemos usado el champú para perros de mercadona y, oye, huele tan ricamente y se le queda un brillo en el pelo precioso.  Nos poníamos la manopla esa con puntitos, para que además de bañarla con espuma, pudiera disfrutar de un masajito. La gusta tanto que hasta hace sonidos de gusto, vamos como un ronroneo pero de perro, tan feliz. La dábamos dos aguas, porque la pobre llegaba casi negra a la bañera 😪

Después la aclarábamos bien y la secábamos con “su” toalla. Y como es un beagle, tienen el pelo “impermeable” pues hay que estarse un bueeeeeennn rato con el secador. Eso ya no la gusta tanto, se pone en un rincón con el culo en la esquina y el culo siempre se la quedaba mojado, porque no la gusta nada notar el aire en esa zona. Total, que al pasar el secador… los pelos vuelan por el baño. Después de seca la “sueltas”, ella se restriega por todas las alfombras, sofás, camas, paredes, etc., todo lo que ella piense que la puede terminar de secar.

Mientras nosotros nos dedicamos a pasar la aspirado a todo el baño. Cuando digo todo el baño es TODO el baño: bañera, váter, bidé, lavable, azulejos, suelo y algún mueble; ya os he dicho que con el secador los pelos “vuelan”. Vamos, una señora paliza. Está claro que con la peque en casa no tenemos ni de ese tiempo, ni de esa energía ni mucho menos de esas ganas.

[Llevo dos días buscando fotos en móviles y discos duros de la Nika en la bañera y no he encontrado nada 😢😢 y tiene que haberlas porque nos las enviábamos por whatsapp…]

Así que decidimos llevarla a que la bañaran. Una vecina nuestra, a la que la Nika adora (llora cada vez que la ve), es peluquera canina en un veterinario cerca de Guadalajara, en Ciudad Valdeluz (Yebes). Nadie mejor que ella para bañarla y que la Nika estuviera tranquila y disfrutara del baño.

Mientras Nika estaba en la peluquería, Ainara probaba sus camas, aún libres de pelos, y lo bien que nos lo pasamos quitándole las camas a Nika sin que ella lo supiera (suponemos, Ainara y yo, que luego olería que las habíamos estrenado nosotras😝😝😝)

Vino tan limpita, oliendo de maravilla, suave, con el pelo brillante, las uñas cortadas, las orejas limpias, todo. ¡Fantástica! Ya tenemos a nuestra peluquera canina favorita, además trata a los perros con un cariño y un amor 😍

¡¡Ahora ya puede estrenar sus nuevas camas!!🐶🐶

La postura tiene pinta de doler jajajajaja pero ella está tan cómoda. Como veis, las camas ya están llenas de pelos 🙈🙈🙈


¡Compártelo y dime qué te ha parecido!

(2 votos. Media: 5,00 de 5)
Cargando…

¡Deja tu comentario! 😉