Su primer añito

Ayyy que rápido pasa el tiempo…

Hace un año ya que Ainara llegó a nuestras vidas cambiándolo todo. Y yo encantada. Después de casi 12 horas de contracciones pudimos verle la carita. Nos pegó un sustillo, porque nada más nacer me la pusieron encima y estaba morada. Se la llevaron corriendo.

Tra sunos segundo que parecieron horas la oímos llorar, a decir verdad Rubén la oyó llorar, yo no la había oído y le pregunté ¿ha sido ella?, me dijo que sí y la felicidad me inundó.

En el parto estuvo mi amiga Raquel, es enfermera y aproveché que tenía la tarde libre para decirla que se pasara, la dejaron estar en el parto, y como no, en el lado de las matronas. Una experiencia inolvidable. Ahora ella espera a su primer retoño y la deseo lo mejor del mundo para ese momento que se vive intensamente, pero que pasa rapidísimo.

nacimiento-min

Nuestra primera foto juntas

Recuerdo perfectamente la sensación que tuve cuando la sacaron entera. Recuerdo perfectamente cuando me la pusieron encima. No consigo recordar el olor del momento y eso me da penilla.

De ese día han pasado ya 365, ¡qué barbaridad! ¡Qué rápido han pasado! He disfrutado de ella todo lo que he podido, y es cierto porque tengo las vacaciones “de los niños”, así que he estado todo el verano con ella, todos los puentes y vacaciones, además de 5 meses de baja entre la maternal y la lactancia. No me puedo quejar.

Aún así tengo la sensación de no haber disfrutado del tiempo suficiente. Qué se le va a hacer. Siempre queremos más.

Nika se nos hace mayor y en breve cumplirá 11 años. La relación entre las dos es cordial, ni se quieren ni se odian, están juntas cuando tienen que estar, pero ni se buscan ni se huyen. Dependiendo del estado de nerviosismo de Nika, la niña se queja al estar cerca de ella.

Su primera toma de contacto

Su primera toma de contacto

Ahora ha descubierto que Nika se pone cerca de la trona (y eso la hace gracia) si tira pan o galletas así como de extranjis… Menuda cosa ha ido a aprender. Así que tengo que estar con un ojo en la trona y cogiendo las cosas al vuelo para que Nika no acabe como una bolita.

conlanika-min

Mi cumpleaños es el 11 de diciembre, el de papá el 9 de enero y el de la niña el 8 de enero. Así que nos dijimos, cómo vamos a celebrar tres cumpleaños más las fiestas navideñas, todos un día. Elegimos el día 8, justo el día antes de volver al insti y a la guarde, madre mía si he empezado cansada el segundo trimestre… 14 personas nos juntamos, no muchas para los que podríamos haber sido, pero juntamos a tíos, abuelos y primo más cercano. Y de esta guisa que la vestimos.

cumple1-min cumple-min

La camiseta que lleva un 1 y su nombre y la corona las hice yo #madeinmamá 😀

Total, que vuelta a la rutina, sin ganas, el padre sí tenía ganas, le gusta la rutina, yo estaba fantásticamente bien de vacaciones. Ainara no extrañó nada volver a la guarde, ni un lloro ni una mala cara. Cuando la recogimos la vimos así ataviada, la habían hecho una corona de cartulina que ella había pintado con pintura de dedos y ponía AINARA ¡1 añito! Es la mayor de la clase, así que la primera en cumplir el añito.

cumpleguarde-min

Así que otro año que ha pasado, volando. Solo nos queda disfrutar mucho de cada día, por malo que sea, que no nos quede luego la culpabilidad de no haber disfrutado del tiempo como nos hubiera gustado.

Muchos abrazos a todos


¡Compártelo y dime qué te ha parecido!

(3 votos. Media: 5,00 de 5)
Cargando…

¡Deja tu comentario! 😉